Ordinary Bites Blog

Por Ordinary Bites.

¿Te ha pasado que tienes una idea fantástica y no puedes dejar de pensar en ella, en lo genial que es, y en lo creativa y orgullosa que te sientes por haber tenido esa idea? Pues a mí me pasa seguido, así que decidí hacer un blog para ponerlas todas en el mismo lugar. Pero te confieso algo, toda esa genialidad y ese orgullo se van a la mierda un segundo antes de picar el botón de publicar. Justo en ese momento aparecen unas voces en mi cabeza diciendo:  “¿Y si no le gusta a nadie? ¿Y si creen que mis ideas son malísimas? ¿Y si creen que soy una ridícula… que no sé escribir… que soy una rara?” 

Tal vez me dirás: “Wey, que no te importe lo que digan los demás”. Pero para mí, decirte eso es como estar triste y decirte: “no estés triste” –¡Claro! ¿Cómo no se me había ocurrido antes?

Es imposible que no te importe lo que digan los demás, y no lo digo yo, lo dice Brené Brown en su especial de Netflix “The Call to Courage”; porque si lo hiciéramos, sería como ir por la vida con las manos sobre las orejas cantando “no oigo, no oigo, soy de palo, tengo orejas de pescado”. Un poco infantil, ¿no?

Sin querer, el blog me ha enseñado a manejar el efecto que tiene sobre mí lo que los demás piensen. He llegado a entender que pensar en el qué dirán de mí es como el miedo, es inevitable sentirlo, pero puede hacerme valiente si lo enfrento o paralizarme si dejo que me domine. Mi decisión. 

Para saber manejar lo que los demás dicen de ti, primero tienes que aprender a manejar lo que tú dices de ti

Lo que suele seguir después de las preguntas que me hacen dudar de mi capacidad son las declaraciones que las contestan como: “No soy suficientemente _________”, “hay miles mejores que yo”, “no sé ni para qué me molesto en intentarlo”, etc.

Para pasar ese filtro solo reemplazo tales declaraciones por las siguientes, no importa el orden, pero es mejor si se dicen en voz alta:

“Si yo no creo en mí, ¿cómo espero que los demás lo hagan?”

“¿Por qué habría de preocuparme fallar un tiro que no he hecho?” (Tiene más sentido cuando lo dice Michael Jordan, pero igual sirve).

“No estoy dispuesta a vivir con la incertidumbre de saber qué hubiera pasado si lo hubiera intentado” (me tomó años de ideas que se quedaron guardadas en diferentes cajones mentales aprender ésta).

Prepárate. Asúmelo. Ni los tacos le gustan a todo el mundo

Mi esposo es un creativo publicitario que se dedica a las ideas, y a él no le encantan todas mis ideas, así que, si yo puedo lograr no tomar personal que a mi propio esposo, al cual respeto y admiro, y del cual siempre busco aprobación en lo creativo, no le parecen geniales todas mis ideas y aún así yo tenga la capacidad de superarlo, seguirle hablando, y recordar que no porque a él no le guste significa que mi idea es mala, entonces tu también puedes hacerlo.

Selecciona bien las personas de las que te va a importar lo que digan

La sabia Brené Brown dice también: “Si no estás en la arena recibiendo una paliza de vez en cuando porque fuiste valiente, no estoy interesada en tus comentarios sobre mi trabajo”. 

Es muy fácil señalar y opinar cuando estás sentado en la comodidad de las tribunas de la arena. Así que, elige con cuidado a las personas que vas a escuchar, que sean aquellas que realmente sabes que su retroalimentación te ayudará a crecer, no a cualquier hijo del internet que no pierde oportunidad para proyectar sus inseguridades en tu proyecto.

Sé gentil con los demás

Cuando recién anuncié mi blog, varios amigos me desearon éxito, pero uno en particular me felicitó específicamente por haberme atrevido a hacerlo. Me dijo que él sabía lo difícil que era mostrarse al mundo como uno es. Sus palabras me hicieron sentir la más valiente, y también me enseñaron a reconocer la valentía antes de criticar el trabajo de las que se atreven. Es un buen filtro para entrenarte a hacer solo críticas que puedan ayudar, y comunicarlas de manera amable.

Cuando dejas que tu luz brille, inconscientemente permites que los demás brillen también.

Siempre nos va a importar lo que digan los demás, pero no se trata de bloquearlo, se trata de lidiar con ello y aceptar el riesgo. Ser capaz de tomar una taza de café con las voces de tu cabeza y las críticas de los demás, y atreverte a dar el siguiente paso a pesar de eso. No es fácil, pero si lo logras, ya nada te detendrá.

Soy Elena y me puedes encontrar en mi blog ordinarybites.blogspot.com contando historias de mi vida como mamá y mujer milenial.

Instagram https://www.instagram.com/ordinarybites

Facebook https://www.facebook.com/ordinarybites

¡Ordinary Bites fué madrina de nuestro primer GGPodCast!

1 Comment
  1. Author
    GeekGirlsMX 4 months ago

    Elena gracias por compartir tu punto de vista. No había considerado que estar “demasiado” atenta a lo que los demás piensan o dicen de lo que quieres hacer puede paralizarte también. Disfruté mucho tu nota. Gracias sister!

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

GeekGirlsMx® 2020

CONTACT US

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Sending

Log in with your credentials

Forgot your details?